«Que ya no tienes edad para…» es una frase que me desconcierta, por decirlo con educación. Que tu cuerpo no aguante es una cosa, que alguien ya no tenga edad… es otra diferente.
De acuerdo que el cuerpo a partir de una edad —aunque sea temprana— no esté para excesivos trotes; sin embargo, ¿cómo no va a tener alguien edad para tumbarse en el sofá todo el día y ver dibujos animados?

Sigue leyendo

Anuncios