Soylent-Green-comida
Delicatessen

Qué comer cuando el destino nos alcance

He vuelto a ver todo un peliculón: Soylent Green, Cuando el destino nos alcance en España —la traducción de los títulos es de ciencia ficción—; y tanta ciencia ficción me ha hecho recordar todas esas maravillas gastronómicas que íbamos a comer en el futuro o en una línea temporal alternativa o antes del apocalipsis final…

Pastillas de colores

Allá por los años 50-60, gracias al al interés popular en los viajes espaciales, surgió el boom de la literatura y el cine de ciencia ficción futurista; y todos tenían bastante claro que la humanidad utilizaría coches voladores y que se alimentaría al estilo astronauta, con pastillas y sobres encapsulados.

food_conquestofspace_pills

La Conquista del espacio a base de pastillas.

Un ejemplo sería la película La conquista del espacio (Conquest of Space, Byron Haskin, 1955): En la estación espacial llamada la Rueda, un grupo de hombres se preparan para ir a la Luna. Nuevas órdenes cambian el destino del viaje a Marte y la tripulación se lanza a explorar el planeta rojo. En una de las escenas aparece ese sabroso plato-pastillero de la imagen anterior que haría las delicias de un geriátrico.

Todos sabemos que la realidad supera la ficción y he descubierto una tienda maravillosa llamada ThinkGeek que parece venida de nuestro retro-futuro. Un producto estrella de su catálogo:

Miracle Fruit Tablets: Milagrosas pastillas con sabor a frutas. Si he entendido bien el concepto, te tomas media antes de comer y todo te estará más sabroso, hasta lo amargo te sabrá dulce. Eso sí, la broma te cuesta 14.99$.

Miracle_berry_fruit_tablets_Foodie

Según la tienda, ideal para fiestas de sabores con tus amigos. ¿Alguien celebra fiestas de sabores?

Comida reciclada de vete tú a saber qué

En los años 70 ya había cierta conciencia social y las miras de la ciencia ficción se dirigieron a problemas como la superpoblación, la falta de recursos y la omnipresencia del Mercado.

Cuando el destino nos alcance (Soylent Green, Richard Fleischer,1973) se la considera como una de las primeras películas ecológicas y, señores, en 7 años veremos si esto ocurre. SPOILER en este párrafo: En el año 2022 la población de Nueva York, 40 millones de habitantes, vive en condiciones miserables. Para combatir el hambre se crea el soylent green, pero el policía Thorn (Charlton Heston) y el viejo Roth (Edward G. Robinson), un superviviente de otra época, sospechan que detrás del nuevo alimento hay algo inquietante. Sí, Soylent Green está hecho de humanos reciclados.

Edward G. Robinson 101th film

Edward G. Robinson celebraba con Soylent Green sus 100 películas.

La idea ha sido también reciclada infinitamente en el cine. Por ejemplo, El Atlas de las nubes (Cloud Atlas, 2012): una de las seis historias transcurre en Neo Seúl, en 2144, donde vemos a la clon Sonmi-451 unirse a la rebelión pro-clones, por decirlo de alguna manera. Uno de los momentos decisivos es cuando descubre que lo que le dan de comer, Soap, no es otra cosa que clones reciclados.

somni 451 eats soap film food

Somni 451 y otros clones comiéndose a sus primas… digo Soap.

Cosas cremosas

En los años 80 el asunto se pone más gore y apocalíptico. Si comer humanos no mola, siempre puedes recurrir a comer entes alienígenas.

Menú propuesto por In-natural (The Stuff, Larry Cohen, 1985), película mítica de serie B o incluso Z:  Un minero, así por las buenas, prueba una extraña sustancia que emana de la tierra y le resulta adictiva. Se comercializa en plan helado/yogur llamado Stuff. Todo el mundo termina consumiéndolo de forma desmedida y la competencia decide investigar. Se descubre que su ingesta convierte en zombies a sus consumidores y es porque el yogur asesino no es otra cosa que un ente alienígena.

scene-the-stuff-food

Puedes comprar réplicas de las tarrinas de Stuff en eBay.

Si los yogures asesinos no son de tu gusto,  puedes ver un capítulo de Futurama: Fry y la fábrica de Slurm (13ex1s), donde descubrimos el origen del refresco favorito de Fry, Slurm, que no es otro que el trasero de una colosal reina gusano. Además de inspirarse en Charlie y la Fábrica de Chocolate, el capítulo hace guiños a The Stuff.

fry_slurm_food

Entre otras cosas, Slurm te pudre los dientes, pero es altamente adictivo.

Los robots iban a estar para servirnos

Pero si hay algo que deseamos desde los años 60 hasta hoy es vivir como lo hacían Los Supersónicos (The Jetson, 1962-1987), una serie de animación creada por Hanna-Barbera y que eran una versión futurista de los Picapiedra: coches voladores, casas imposibles y un montón de robots sirviendo, más o menos, nuestras necesidades.

lossupersonicos_robot_food

La señora Sónico con su robot disfrutando de la telenovela.

Aunque cada vez se hacen más adelantos, lo más cercano que he visto hasta ahora —y no presencialmente, una pena— son aquellos restaurantes de China donde los robots cocinan y te sirven la comida: el Haohai Robot Restaurant, localizado en Harbin, norte de China, cuyo responsable es Liu Hasheng, también director de la Academia de Robots de la provincia de Heilongjiang.

Haohai Robot Restaurant

Camareros y cocinero del restaurante.

En la provincia de Jiangsu, concretamente en Kunshan (este de China) vemos el restaurante más grande con robots como personal.

Anuncios
Estándar

¡Qué bonito es comentaaar...! La, la, laaa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s