Biotecnología
Y + noticias

Esas malas hierbas

Un tema que ronda últimamente en desayunos y cafés varios con amigos es si comerías o no determinados alimentos basándonos en si son buenos o malos para la salud y la conciencia. A principios del mes de septiembre, se publicaban los resultados de un estudio de la Universidad de Stanford en el que se decía que tampoco hay muchas diferencias nutricionales (si es que esto se puede expresar así) entre productos cultivados ecológicamente frente a los cultivados convencionalmente y, justo ayer, saltó en El País que la UE, a través de la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria), había desestimado un trabajo que relacionaba transgénicos con el desarrollo de cáncer, así que ahora el tema es una constante y debate favorito.

A mí todo esto me parece más oscuro que el casco de Darth Vader: hay tanta (des)información, tantos intereses económicos, sociales y tanta demagogia que es imposible saber a qué atenerse. Yo, de momento y desde la ignorancia, dudo de todo y todo me parece plausible.

Logo de producción ecológica

Logo que certifica que el producto sigue el Reglamento europeo de producción ecológica.

¿Productos ecológicos?

No sé si serán más nutritivos, pero la idea inicial no era tanto mirar por nuestra propia salud como tratar de mantener cierta sostenibilidad en el medio ambiente para la salud de todos —cuando digo todos me refiero a todo lo que está dentro del planeta Tierra—. Como siempre, Don Dinero acude y ahí tenemos esos precios, justificados o no. La mejor opinión o, mejor dicho, la opinión que más me convence (tal vez porque yo la comparta) la he encontrado en Conocer la agricultura y la ganadería, donde hace un buen resumen de por qué los productos ecológicos cuestan lo que cuestan; lo que más me ha interesado: no todo lo natural es tan bueno y no todo lo artificial es tan malo.

¿Alimentos transgénicos? El demonio para unos, el pan de cada día para otros. A mí la biotecnología tal y como la define el Convenio sobre la Diversidad Biológica me parece un gran y buen avance:

Toda aplicación tecnológica que utilice sistemas biológicos y organismos vivos o sus derivados para la creación o modificación de productos o procesos para usos específicos.

Entre otras cosas porque gracias a ella tenemos los biocombustibles, los plásticos biodegradables, medicamentos en cierto modo más naturales… Sí, los remedios de la abuela son estupendos, pero los remedios de una abuela que ha vivido a miles de kilómetros también y si la biotecnología me permite disfrutar de ellos, pues mejor para todos. Somos más de 6 mil millones de personas en el mundo, si la biotecnología es capaz de conseguir que haya más alimentos para que haya menos hambre, pues también mejor, aunque suene a discurso de Miss Universo. Mucha gente se echa las manos a la cabeza porque considera que el hombre juega a ser dios con los alimentos transgénicos u organismos genéticamente modificados (OGM). El ser humano ha jugado siempre a ser dios y desde la prehistoria ha cruzado genéticamente todo lo que ha encontrado por el camino, solo hay que ver todas las especies que hay de perros, conejos, frutas, etc. Por lo que si me cruzas un caqui con una manzana, pues no te voy a decir que no.

Biotecnología

Algún día llegaremos a esto… aunque no sé si con tanto verde.

Así como le veo cosas buenas, también veo multitud de problemas, principalmente debido a los intereses socioeconómicos que desvirtuan todo objetivo de investigación. Ejemplo 1: Crear una vaca que te dé leche hipoalergénica me parece aberrante. Ejemplo 2: si lo que queremos es una agricultura sostenible y que nos dé de comer a todos, veo muy de hijo de puta —perdonen por la expresión— que a alguien se le ocurra patentar un tipo de semilla, pretender que todo el mundo se alimente de ese tipo de semilla y aplicar la tecnología Terminator. En este sentido, me acojo a lo que manifiesta Greenpeace:

No se opone a la biotecnología siempre que se haga en ambientes confinados, controlados, sin interacción con el medio. A pesar del gran potencial que tiene la biología molecular para entender la naturaleza y desarrollar la investigación médica, esto no puede ser utilizado como justificación para convertir el medio ambiente en un gigantesco experimento con intereses comerciales. Tenemos el derecho y la responsabilidad de conocer y decidir cómo y dónde se producen nuestros alimentos.

En resumen, después de este delirio narcisista de creer que a la gente le va a interesar todo lo que aquí he soltado, recomiendo estos dos vídeos.

Aviso: Este es larguito, dura casi 2 horas. Es sobre esos que tuvieron la idea de patentar las semillas y que se conocen como Monsanto.

Este es sobre un agricultor, Josep Pàmies, muy concienciado y que explica claramente que algunas malas hierbas son más bien buenas.

Anuncios
Estándar

¡Qué bonito es comentaaar...! La, la, laaa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s