Mamá, quiero ser cocinero
Y + noticias

Mamá, quiero ser cocinero

Sé de muchos padres que, si les preguntas, te dirán que ojalá su retoño sea futbolista, tenista o cualquier cosa que, supongo yo, dé dinero y permita una prejubilación del progenitor más pronto que tarde; eso sí, sin nada de explotación infantil (esto también lo supongo yo). Pues por lo que se ve, los padres también pueden asegurarse la jubilación incitando al niño a que juegue con las ollas y que haga los pasteles que hacía la abuela.

Vista la noticia La cocina es un juego de niños, vivimos una nueva oleada de prodigios que no tienen siquiera edad de conducir o, incluso, de beber los cóckteles que ellos mismos preparan; sin embargo son famosos, tienen su propio restaurante, escriben libros de cocina e incluso salen en la tele.

Sam Stern

Sam Stern en su cocina.

Sam Stern es el veterano de esta hornada de adolescentes chefs. Aunque ahora ronda la veintena, este inglés publicó su primer libro de recetas a los 14 años, ahora ya tiene 4 publicados, su propia columna en un periódico, una web y un blog cuyo lema lo dice todo, Too good to share, y en el que cuelga vídeos de él comiendo, cocinando y muchas recetas.

Greg Grossman

Greg Grossman cookineando con 14 años.

A Greg Grossman hay quien lo llama el Justin Bieber de la cocina (por su bien espero que cocine mejor de lo que canta el otro). Este neoyorkino por tener, tiene de todo: 15 años, su propia empresa de catering, una melena de galán francés y un gran interés por la gastronomía molecular. La gran Oprah Winfrey le hizo una entrevista y la televisión americana lo quiere en sus pantallas.

Flynn McGarry

Flynn McGarry hiperconcentrado.

Flynn McGarry es un californiano de 13 años cuya pasión por la cocina roza el frikismo más delirante. Según se cuenta, su habitación no es tal, sino una cocina con una cama encajonada en una esquina y define su labor como cocina americana evolutiva (es como si un niño impúber me hablara de Nietzsche). Tiene su propio blog, Dining with Flynn, una hermana con un blog que habla sobre él, The Sister of a Culinary Prodigy, y la familia McGarry convierte su casa una vez al mes en el restaurante, o como ellos lo denominan, supperclub (club cena (?)) Eureka.

La lista continuaría hasta el más allá, pero mira que he buscado y niñas cocineras ver no he visto. Blogueras, muchas, pero como estos de aquí ninguna. ¿Será que ya queda feo que la niñas jueguen a las cocinitas?

Anuncios
Estándar

¡Qué bonito es comentaaar...! La, la, laaa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s